colpsi/ julio 6, 2018/ Psicologia Social Com

CARRERAS


FUNDAMENTACION DE LA ESPECIALIDAD

La especialización en clínica sistémica tiene como principal objetivo acercar a los profesionales a un entrenamiento en las habilidades terapéuticas requeridas en los modelos de intervención de la terapia familiar, de pareja e individual.  En el caso de la terapia sistémica individual, la especialización contempla la formación en intervenciones con niños, adolescentes y adultos.

De esta manera el profesional en formación adquirirá conocimiento de los orígenes, desarrollo y actuales estrategias del modelo de psicoterapia ericksoniana, el modelo estructural, el modelo de terapia estratégica, el modelo de terapia breve (enfocado en problemas y enfocado en soluciones), el modelo con enfoque narrativo, el modelo de Milán y el enfoque colaborativo, por mencionar algunos de los principales exponentes del paradigma.

La formación combina tanto capacitación teórica como práctica, centrándose no solamente en las diferentes modalidades de intervención, sino también su consecuente fundamentación teórica. Así, se desarrollan las perspectivas psicosociales, cibernéticas, ecológicas, comunicacionales, sistémicas y constructivistas, y se articulan con la conceptualización de casos clínicos para fundamentar las diferentes formas de intervenir.

Por otra parte, dado que el cuerpo teórico y filosófico del paradigma sistémico supera ampliamente el ámbito clínico, se aplica no solamente a la psicoterapia sino también a intervenciones orientadas en la prevención y promoción en salud mental como lo estable la Ley Nacional Nº de Salud Mental 26.657.

El estudio de los fenómenos recursivos y su isomorfismo con las relaciones humanas permiten implementar estrategias de intervención que se muestran efectivas a los problemas individuales, de pareja y familiares. Incluso aún, se observa su efectividad en grupos e instituciones.

En lo que respecta al ámbito clínico la especialización se orienta tanto a la terapia familiar, como a la terapia de pareja y a la terapia individual en sus diferentes abordajes. Desde el paradigma sistémico, es imposible pensar cualquier intervención si no es en un contexto dado. De esta manera, los cambios que realiza un miembro del sistema provocarán, necesariamente, cambios en los demás miembros del mismo. En este sentido, en la medida en que los miembros del sistema se resistan a cambiar, la persona en tratamiento, encontrará muchas dificultades para cambiar también.

Por otra parte, es fundamental para el trabajo clínico poder entender y tratar diferentes patologías. Las mismas son abordadas desde la perspectiva sistémica poniendo en juego las estrategias del modelo para cada problemática particular.

También es importante que los profesionales en formación tomen contacto con los diferentes dispositivos en dónde se requerirá de su intervención. Es por eso que es parte de la especialización los desarrollos en interfase psico-jurídica y la problemática escolar por mencionar algunos ámbitos de aplicación.

Es así que la propuesta didáctica de la carrera está orientada a que los participantes cuenten con herramientas y estrategias de intervención que no sólo les permita tener una mirada teórica del sistema con el que están trabajando, sino que también puedan intervenir en diferentes subsistemas. Poder llevar a cabo una terapia familiar, una terapia de pareja y una terapia individual, ya sea de niños, adolescentes o adultos, permite dar respuesta a cualquier consulta pudiendo adecuar el tipo de tratamiento a la idiosincrasia de quiénes consultan y a sus subjetividades.

Por último, dado que entendemos a cualquier aprendizaje como un fenómeno activo, es que la especialización en clínica sistémica divide su formación en una parte teórica y una parte práctica. Las unidades están conformadas de manera tal que los participantes puedan observar las diferentes intervenciones a través de estudios de casos, ejemplos prácticos y dramatizaciones.

Compartir esta entrada